domingo, 10 de abril de 2016

DONACIÓN DE LA COLECCIÓN DE LIRIOS (Iris) de Christine Lomer & Nick Brown a la estación biológica-jardín botánico de torretes

El pasado 27 de enero de 2016 tuvo lugar una donación de material vegetal vivo (rizomas) de diversos cultivares y especies de lirios (Iris) procedentes del llamado Jardín de los Lirios (Jalón, ALICANTE, ver imágenes adjuntas), cuyos propietarios Christine Lomer & Nick Brown, han regentado desde 1997 y que por razones particulares (se van a residir en otro país europeo), no podrán mantener de aquí en adelante. Aunque han intentado que alguna entidad pública o privada se haga cargo de la colección de Lirios no lo han conseguido y ellos temen por su desaparición o deterioro una vez dejen de mantenerla ellos mismos y se vendan los terrenos.

En el contacto con el Jardín Botánico de Torretes, han intermediado miembros de la Mediterranean Garden Society (sociedad internacional de aficionados a la jardinería con una sede en la Costa Blanca, Alicante), gracias a lo cual los dueños decidieron a donar un duplicado de su importante colección de Iris para su conservación y mantenimiento en nuestro Jardín Botánico.

La donación consta de un duplicado más de 225 cultivares de Iris de rizoma, más otros Iris de bulbo que se incorporarán durante esta primavera 2016. Los primeros materiales ya se encuentran en Torretes, una parte fueron plantados de inmediato para establecer una colección base en condiciones controladas. El resto, la mayoría de los trozos de rizomas se han mantenido almacenados en frío durante varias semanas en espera de su plantación definitiva en Torretes, cosa que se está acabando en este momento.

La importancia del material de Iris ofrecido por sus dueños estriba en su rareza, muchas de las variedades cedidas son históricas y casi imposibles de encontrar comercialmente hoy día. Otras se encuentran en colecciones particulares y aunque son accesibles, presentan precios elevados. Aun conscientes de la dificultad de valorar económicamente la donación, su precio de mercado no sería inferior a los 8.000-10.000 €.

El género Iris pertenece a la Familia Iridáceas y presenta más de 2.000 especies distribuidas por todo el Mundo, con numerosos endemismos en toda Europa y Asia. También en la Península Ibérica aparecen varios Iris endémicos y algunos de ellos han sido el origen de algunas de las líneas de domesticación, que dieron lugar a los lirios comerciales de hoy día. Si hay muchas especies, son aún más numerosas las obtenciones hortícolas para fines ornamentales. Precisamente, esa fue la parcela que acometió Christine Lomer y su marido en su finca de Jalón, manteniendo durante 30 años uno de los jardines más espectaculares de España.

Tras la generosa donación de Christine, nuestra idea dentro del Jardín Botánico de Torretes es mantener su colección y ampliarla con otras especies silvestres de Iris, para lo cual contamos con la ayuda de varios Jardines Botánicos de todo el Mundo, que ya nos han enviado durante este año más de 100 sobres de semillas de diversas especies y seguiremos en esta tarea hasta alcanzar el nivel de las mejores colecciones europeas.

Aparte del gran valor ornamental de los Iris y otros miembros de la Familia Iridáceas, no son menos relevantes como fuentes de alcaloides útiles en medicina. Los rizomas de Iris han sido utilizados en la medicina tradicional de China y de Europa, pero también actualmente son objeto de investigación como componentes de modernos medicamentos.

La Universidad de Alicante en su última Junta de Gobierno, aprobó oficialmente la aceptación de la donación de los lirios del jardín de Christine Lomer, a partir de aquí en el Jardín Botánico de Torretes en Ibi, comienza una nueva andadura para incrementar su atractivo con esta nueva colección, que en breve todos podremos disfrutar.

lunes, 28 de septiembre de 2015

28 voluntarios en el campo de trabajo Internacional de Ibi

Ya están en Ibi los voluntarios que formarán parte del Campo de Trabajo Internacional que se realiza en la localidad cada verano. El alcalde, Rafael Serralta, el Concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ibi, Santi Cózar y el Director de la Estación Biológica- Jardín Botánico Torretes de Ibi, Segundo Ríos, han dado la bienvenida esta mañana en el consistorio al grupo de 24 voluntarios, 3 monitores y 1 cocinero que trabajarán del 15 al 28 de julio en la Estación Biológica.

Ir a la noticia original

Japón en el Jardín Botánico de Torretes

El Jardín Botánico de la Estación Biológica Torretes – Font Roja de Ibi ha recibido desde el Jardín Botánico de Hiroshima (Hiroshima Botanical Garden) y la Organización no gubernamental Green Legacy Hiroshima de Japón semillas de 5 árboles originarios del país nipón y supervivientes a la tragedia de la bomba atómica.

Ir a la noticia original

Los Reyes Magos, emblema de Ibi y Torretes, en la UA

Ayer tuvo lugar en el hall del rectorado de la UA la presentación del monumento de los Reyes Magos de Ibi como emblema de la localidad y la Estación Biológica Torretes. La copia donada a la universidad es una reproducción en pequeñas dimensiones realizada en escayola.

Ir a la noticia original

miércoles, 22 de abril de 2015

Más de 3.000 personas asisten la II Fireta de l'Herberet de Ibi

Durante este fin de semana se ha celebrado en el Jardín Botánico de la Estación Biológica Torretes – Font Roja la segunda edición de la Fireta l'Herberet, organizada desde la Concejalía de Medioambiente del Ayuntamiento, el CIBIO de la Universidad de Alicante, el Museo de la Biodiversidad de Ibi y la Asociación Micológica Alicantina.

En su segundo año, se ha incrementado notablemente la asistencia al evento, hasta superar, durante los dos días, las 3.000 personas. Vecinos de la localidad y de otros municipios se desplazaron al Jardín Botánico de Torretes para disfrutar del amplio programa de actividades que se habían organizado para todos los públicos.

Excursiones, conferencias, actividades deportivas, bailes tradicionales, cuentacuentos y talleres para los más pequeños fueron algunas de las actividades que se organizaron durante el sábado y domingo.

La Teniente de Alcalde del Área de Medioambiente del Ayuntamiento, Amparo Pina, junto con diversos miembros de la Corporación Municipal, la Vicerrectora de Estudiantes de la UA, Núria Grané, la Directora del CIBIO, Mª Ángeles Marcos y el Director del Jardín Botánico de la Estación Biológica de la Estación Biológica Torretes- Font Roja, Segundo Ríos, asistieron al acto de presentación de la Fireta el domingo, ante la asistencia de numeroso público.

Amparo Pina ha señalado que “desde la organización estamos muy satisfechos de la asistencia de esta segunda edición de la Fireta. Un evento que queremos afianzar en la localidad para que llegue a ser fecha señalada en el calendario de ibenses y visitantes, planificando cada año nuevas y atractivas actividades para completar un fin de semana para disfrutar en familia o con amigos de las maravillas de la naturaleza, nuestro entorno natural y nuestras tradiciones, como es el herbero, una de las joyas de la tradición medicinal y gastronómica de las montañas alicantinas”.

Gran participación popular en los actos de la II FIRETA DE L’HERBERET

Los pasados 18 y 19 de abril de 2015 se ha celebrado en Ibi una gran fiesta de puertas abiertas denominada “II Fireta de l'Herberet” haciendo de este producto tan original de Alicante el motivo central de la fiesta. Esta Fireta que se inició en 2013 y tiene carácter bianual, pretende afianzar la tradición y el conocimiento sobre este producto local, inicialmente realizado para uso medicinal y actualmente, ligado a las fiestas y celebraciones.

La organización de todos los actos ha sido coordinada de manera conjunta entre el Ayuntamiento de Ibi y la Universidad de Alicante, participando principalmente el personal de la Estación Biológica-Jardín Botánico de Torretes y del Museo de la Biodiversidad, junto con algunos voluntarios. Desde el Ayuntamiento de Ibi se facilitaron todas las medidas de seguridad y evacuación adecuadas para un evento de estas características.

Dentro de un fin de semana primaveral, la II Fireta de l’Herberet ha contado con una masiva respuesta ciudadana, con una participación que supera a la primera edición con un total de más de 3.000 personas. La afluencia fue máxima en torno al mediodía del domingo dentro del recinto del Jardín Botánico de Torretes.

Los actos de la II Fireta comenzaron el sábado 18, donde participantes de diversos lugares de la provincia, tuvieron la oportunidad de realizar una bonita excursión que partiendo de Torretes recorrió a través de diversos Mas (de Catifa, de Felip, etc.) elementos representativas del uso tradicional del territorio como hornos de cal, majanos o “cunilleres”, yacimientos arqueológicos, balsas de riego y presas de azudes, acequias, fuentes, etc. La excursión fue coordinada por Asociación Micológica Alicantina ASOMA cuyo vicepresidente Antonio Bautista y el director de Torretes fueron comentando a los asistentes aquellos puntos o plantas de mayor interés.

El mismo sábado y ya por la tarde, en el recinto de la fábrica Rico se impartió una conferencia sobre el proyecto y libro sobre la Etnobotánica española “Inventario Español sobre los conocimientos tradicionales relativos a la biodiversidad”, la presentación de la Charla-coloquio corrió a cargo del Director del Secretariado de Investigación de la Universidad de Alicante Juan Mora. El orador principal Manuel Pardo, es coordinador del proyecto y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid. La
ponencia se complementó con una mesa redonda sobre la misma temática, donde participaran además del ponente, Diego Rivera profesor de la Universidad de Murcia, Emilio Laguna por parte del CIEF de la Generalitat Valenciana, Alonso Verde investigador del Jardin Botánico de Castilla la Mancha y Segundo Ríos Ruiz director de Torretes y profesor de la Universidad de Alicante, que actuó como moderador. La charla-coloquio contó con la participación del público asistente, al que gracias a la colaboración del Vicerrectorado de Cultura, Deportes y Política Lingüística de la Universidad de Alicante, le fue ofrecido un magnífico concierto a cargo del Cuarteto de Cuerda Mare Nostrum, con un repertorio de música popular valenciana, música clásica y tangos, que fueron calurosamente aplaudidos por el público.
De forma simultánea una carrera nocturna popular denominada “La nits de les Ermites” transcurrió por diversos parajes notables de Ibi incluida la Estación Biológica de Torretes, donde se instaló un puesto de avituallamiento.

Pero sin duda, fue el domingo 19 el día estelar de la celebración, comenzando con los sones de la charamita local que dio paso a un emotivo acto de apertura oficial encabezado por la teniente de alcalde Amparo Pina, la Vicerrectora de Alumnado Nuria Grané y la directora del CIBIO María Ángeles Marcos. En este punto, el director de Torretes Segundo Ríos, aprovechó su intervención para presentar la segundo campaña de apadrinamiento de árboles en Torretes, esta vez centrada en los árboles endémicos de España, en lo que se ha llamado “El Bosque Ibérico” colección que ya está visitable en el recorrido del Jardín Botánico y que esperamos cuente con el mismo apoyo popular que recibió la primera campaña de apadrinamiento centrada en las coniferas.

Finalizada la presentación, se ofreció un baile regional a cargo de la Asociación de Vecinos la Dulzura de Ibi. Este año como novedad, contó con la presencia de un destilador de aguardiente artesanal de Nerpio (Albacete), que explicó el proceso y ofreció una degustación de aguardiente a todos los visitantes.

Todo el Jardín Botánico de Torretes, aparecía salpicado de numerosos puestos de información, venta de artesanía y otros productos locales, además de un puesto del Consejo Regulador de Bebidas Espirituosas de Alicante . También diversas asociaciones locales como ASOMA, Amics de les Muntayes, El Teix, etc. dispusieron de puestos informativos. Además, durante toda la mañana y en diferentes turnos, se ofreció a los visitantes la posibilidad de visita guiada por la Estación a cargo de voluntarios. 

Pero la temática principal de la fiesta, el Herbero alicantino, estuvo muy bien representada por el Taller de herberos, repartido en dos sesiones diferidas y repletas de un público deseoso de aprender y realizar por sí mismo su propia fórmula de licor de hierbas, siguiendo las explicaciones especializadas de la investigadora Vanessa Martínez del Jardín Botánico de Torretes (CIBIO). Al tiempo, que los más experimentados pudieron participar en el II Concurso de herberos tradicionales de Alicante, donde el jurado tras su deliberación otorgó los tres premios ofrecidos por los restaurantes locales Serafines y Les Eres, más un libro que recibieron los tres ganadores.
De forma simultánea, se realizó una exhibición canina de Obediencia, Agility y Freedog con la participación de David Alentado y la Protectora de Animales de Ibi y también la visita a la Codolla de Catifa a cargo de Amics de les Muntanyes.
Para los niños la oferta fue triple pues aparte de hinchables contaron un teatro infantil-cuenta cuentos a cargo de Ginkgo Biloba Teatro, un taller infantil de herberos a cargo del personal del Museo de la Biodiversidad y otro taller de Realización de comederos para aves con materiales reciclados, a cargo del personal del Parque Natural del Carrascal de la Font Roja

En cuanto a la animación durante todo el día, fue promovida por la participación de la charamita y finalmente por la Rondalla y grupo de Coros y Danzas de Ibi, que consiguieron mantener el buen ambiente hasta los minutos finales. El bar regentado por miembros de ASOMA no paro de ofrecer refrigerios, tapas y paella y sirvió de punto de relax y encuentro.

Y así entre los aplausos de público y las últimas notas de la rondalla, pudimos despedir este día inolvidable de encuentro entre los ciudadanos de Ibi y de otros lugares de la provincia, con la Estación Biológica-Jardín Botánico de Torretes, un lugar donde la Biodiversidad es un privilegio y que esperamos que a partir de ahora todos los ciudadanos lo sientan como suyo propio.

jueves, 17 de octubre de 2013

Queremos saber: La tradición del herbero valenciano

 La salud de los más pobres
En la actualidad, comprender la medicina tradicional nos obliga a mirar de reojo el pasado. Desde la montaña hasta el mar, pasando por campos y marjales, la alimentación y la salud han sido los puntos débiles de sus habitantes. El afán por encontrar remedios herbales eficaces que mantuviesen la salud, fue siempre una prioridad humana en la constante lucha frente a unas condiciones higiénicas deficientes, malnutrición, guerras y epidemias, que encontraron en el saber popular la mejor arma para sobrevivir.
Numerosos estudios realizados en las regiones catalano-parlantes y áreas limítrofes, ponen de relieve el enorme aprovechamiento que se ha hecho de las plantas en diferentes ámbitos de la vida cotidiana, aunque el abanico de las especies usadas en la medicina tradicional actual es mucho más reducido que en el pasado. Centenares de hierbas se han usado por todo el territorio con fines medicinales de uso externo (apósitos, baños, cataplasmas, ceras, linimentos, aceites, pomadas, sufumigaciones y ungüentos) y de uso interno (infusos, cápsulas, colirios, decoctos, extractos, elixires, maceraciones, polvos, zumos, tinturas, tisanas y jarabes). Dado que el coste del médico y de los medicamentos recetados era muy elevado, la mayor parte del pueblo únicamente acudía en casos de extrema necesidad. Las hierbas que tenían a su alcance constituían la materia prima principal de la medicina casera.
De los vinos medicinales a los espíritus y licores de hierbas
El vino, enormemente consumido, ha sido un componente fundamental de las comidas cotidianas, usándose también para macerar hierbas y frutos con fines medicinales. Pero como en muchas zonas montañosas del Mediterráneo, donde la calidad del vino no llegaba a ser demasiado buena, haciéndose pronto agrio, era frecuente destilarlo en alambiques caseros. La aspereza de estos aguardientes y las recomendaciones del médico valenciano Arnau de Vilanova de añadirle anís, potenciaron la maceración de hierbas en los aguardientes tanto como saborizantes como por sus aptitudes medicinales y posteriormente, el incremento en la obtención popular de aguardientes acrecentó el número de preparados hidroalcohólicos a base de frutos y hierbas.
La discusión sobre el origen monacal o popular de los herberos
Durante la Alta Edad Media la medicina estuvo centrada en los monasterios, pero con la fundación de la Escuela de Salerno, se hicieron accesibles por toda Europa las traducciones latinas de obras médicas magistrales escritas en griego y árabe. De esta forma, la medicina dejó de estar exclusivamente en manos de los monjes. El flujo de información desde las grandes escuelas de traducción, como las de Salerno o Toledo y la popular, ha conseguido una mezcla de conocimientos que en la actualidad es muy difícil de separar. Por eso es frecuente pensar en un origen monacal de los licores herbales, aunque hay una gran diferencia respecto a los preparados herbales en aguardientes de tipo tradicional.
Los licores monacales son muy complejos, con más de 70 especies presentes en una sola fórmula invariable, gracias al uso de condimentos y especies oficinales, estas últimas cultivadas habitualmente en los monasterios. Contrasta con la enorme variación encontrada en las recetas de licores caseros, entre 6 y 30 especies (dejando de lado los monoespecíficos), existiendo prácticamente una fórmula por familia. El compendio de flora medicinal valenciano utilizado en licorería tradicional supera los 120 taxones, con un elevado porcentaje de flora endémica (16%) y más de 200 especies si consideramos todo el territorio de influencia catalano-aragonesa.
En la medicina tradicional de la Comunitat Valenciana, la principal vía de obtención de hierbas es la recolección silvestre, realizada principalmente por hombres dedicados al pastoreo y por los yerberos. Estos últimos han tenido como oficio la recolección de planta para venderla a boticarios, gente del pueblo y más tarde, a empresas farmacéuticas. La globalización en el mundo de la fitoterapia, así como la importación de planta de otros países, han abocado a la extinción este oficio.

Es muy significativa esta masculinización de la medicina tradicional, pues, exceptuando la Comunitat Valenciana y la Franja aragonesa, en el resto de territorios, la medicina casera dependa de la mujer. La clave en este caso se encuentra en la accesibilidad de las hierbas utilizadas. Muchas de ellas son escasas y se encuentran en lugares donde es necesario ir expresamente. Por tanto, no es difícil entender que estas fórmulas tradicionales de licores de hierbas valenciano-aragoneses tengan como origen las antiguas tisanas medicinales que cambiaron el vehículo acuoso por el hidroalcohólico, este último mejor conservante.
Nombrar para conocer y saber para poder hacer
El estudio de la clasificación nomenclatural es muy importante en este tipo de trabajos. Los nombres vernáculos nos dan información sobre la forma en que cada pueblo organiza el conocimiento sobre su entorno. En las zonas montañosas de la Comunitat Valenciana, la riqueza lingüística es elevada. Más del 40% de los nombres vernáculos recogidos de plantas utilizadas en licorería tradicional son binomiales, es decir, los recolectores son capaces de diferenciar incluso a nivel de subespecie, determinando además, su idoneidad o ineficacia para ser usadas en estos preparados medicinales.
El estudio de las diferentes fórmulas recopiladas, permite realizar una categorización de los licores de hierbas en cuatro grupos organolépticos:
  • Las anisadas esenciales: son aquellas necesarias en el preparado y en caso de no incorporarlas, éste se considera inacabado. La principal especie es el Dictamnus hispanicus y esta especie está presente solo o en fórmulas complejas en los licores conocidos como gitam, al norte valenciano o herbero, al sur.
  • Las plantas básicas o patrón: son las que se añaden en mayor cantidad en las muestras. Con ellas se forma el cuerpo del licor y se agrupan en manzanillas (Matricaria, Santolina), poleos (Calamintha, Micromeria, Mentha) y rabogatos (Sideritis).
  • Las plantas secundarias: son las que dan lugar a variaciones locales en los complejos macerados hidroalcohólicos de hierbas. Se agrupan en cítricas (Citrus, Lippia, Melissa), salvias (Salvia) y tomillos (Rosmarinus, Teucrium, Thymus). Las combinaciones de las básicas y las secundarias permiten determinar el origen geográfico del preparado.
  • Las plantas particulares: aparecen en las muestras de forma esporádica. Aquí se incluyen especies de los géneros Artemisia, Origanum, Satureja, Centaurea, Lavandula, etc. Su incorporación en los licores dependerá de los conocimientos sobre la flora local de los que los elaboran, por lo tanto, nunca se incluyen azarosamente. Si falta el conocimiento, simplemente no se ponen.
El secreto medicinal de las botellas
Como ya hemos visto, las más de 120 especies usadas en estos macerados hidroalcohólicos tradicionales valencianos también son utilizadas en infusos, decoctos y tisanas, entre otros preparados herbales. La mayor parte de ellas se usan como aperitivas, tónico-estomacales y digestivas, constituyendo el 25% del porcentaje total de las diferentes categorías medicinales.
Usar adecuadamente el recurso para conservar la tradición
Algunas de las especies más usadas en la elaboración de estos macerados hidroalcohólicos tradicionales están seriamente amenazadas en las áreas de recolección habitual por el incremento en la producción de estos preparados. En otros es el cambio de uso del suelo el que ha propiciado la pérdida del recurso. En estos casos son necesarios programas de catalogación, seguimiento, cultivo y reintroducción así como el fomento en el cultivo de estas especies silvestres, para evitar su sobreexplotación.
La Fireta de l’Herberet en Torretes: enseñar para conservar
Coincidiendo con el 10º Aniversario de la Estación Biológica-Jardín Botánico de Torretes se celebraron en Ibi (Alicante) dos días de puertas abiertas centrados en la temática del Herbero Valenciano, incluyendo excursiones para recolectar las plantas, charlas y talleres donde más de 120 personas pudieron aprender de forma sencilla la técnica, principales especies y proporciones para hacer un buen herbero. Todo ello dentro de un ambiente festivo con música, teatro, desfile de moros y cristianos, concursos de pintura rápida y de herberos, numerosas atracciones para los más pequeños, puestos de artesanía y productos tradicionales, que contribuyeron a una elevada participación ciudadana que supero los 2.000 visitantes.
Conclusiones
Una situación higiénica y sanitaria tan benévola como la actual nos hace perder la perspectiva de lo difícil que era la vida en el pasado. La hostilidad del medio, la pobreza, la inaccesibilidad a los servicios de salud y la insalubridad, hacían necesaria una medicina de bajo coste, cercana y eficaz. Tanto grandes como pequeños tomaban estos macerados herbales hidroalcohólicos caseros, pues la prevención ha sido uno de los pilares de la medicina popular para luchar contra las contra las enfermedades, siempre presentes.
La transmisión de estos conocimientos ha sido oral, siendo escasas y recientes las referencias escritas. Los trabajos etnobotánicos permiten retener entre hojas y grabaciones estos saberes, aunque en muchos casos es difícil transmitir el conocimiento real basado en la experiencia de los mayores y en el lento aprendizaje de los más jóvenes. Las nuevas generaciones mantienen esta tradición, pero su conocimiento está desbravado, debido a la ruptura un par de generaciones atrás, de la relación entre el hombre y la naturaleza.
Estos preparados herbales son el testimonio del saber excepcional del pueblo y de la capacidad de supervivencia del ser humano desde tiempos remotos. Dejarlo en el olvido sería como borrar pinturas, derrumbar castillos o quemar incunables; sería romper con nuestro pasado, olvidando que lo podemos necesitar en el futuro.
Segundo Ríos Ruiz, Prof. de Botánica. Director Estación Biológica - Jardín Botánico Torretes, I.U.I. CIBIO. Universidad de Alicante.
*La investigación se ha llevado a cabo por Vanessa Martinez Francés, bajo la codirección mía y del Prof. Diego Rivera de la Universidad de Murcia. Asimismo, para determinados aspectos se ha contado con la colaboración del Prof. Josep Bernabeu de la Universidad de Alicante, el CEBAS-CSIC en Murcia, los Profs. Salvador Cañigueral y Roser Vila de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona y el Prof. Michel Heinrich de la School of Farmacy, University of London. Imágenes: Ana Marco y Manuel Vicedo.
Red de Universidades Valencianas para el fomento de la I+D+i (RUVID) - C/ Serpis 29 - Edificio INTRAS - 2ª planta - 46022 - Valencia - España
Teléfono: +34 9616 254 61 - Correo Electrónico:
comunicacion @ ruvid.org - Web: www.ruvid.org - Código ISSN: 1988-8155